LESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/typography.lessLESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/template.lessLESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/responsive.lessLESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/k2.less

Jueves Santo 2016

Reluciendo más que el sol, predicando con el dicho, llegó nuestro Jueves Santo cargado de emoción, fe, sentimiento y pasión. Para representarlo, de la paleta de colores el morao se eligió. Morao como la túnica del Nazareno, rey y señor de su pueblo, imagen que aglutina la devoción de todos en los que en Él creemos.

Para acompañarlo el negro doloroso de su Madre, María Santísima de los Dolores, a quien arropamos en el sufrimiento de la madre que ve cómo se llevan a su hijo camino a la muerte.

Son ellos, nuestros Sagrados Titulares, los protagonistas absolutos de nuestra estación de penitencia. Los que cada Semana Santa nos hacen recrear la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

La tarde empezó con el pasacalles de las bandas que participan en la procesión. Niños y mayores esperaban ansiosos el sonido de los tambores y las cornetas que anunciaban que el Jueves Santo alhaurino ya se había iniciado. En la Plaza de San Sebastián una importante representación de la Hermandad con su Junta Permanente al frente y el alcalde recibiendo a todas ellas.

Todas iban enfilando calle Málaga hacia la Parroquia de San Sebastián provocando un bullicio y nerviosismo cada vez mayor en todos los vecinos que se iban preparando para la procesión, ocupando las sillas colocadas con esmero en las calles desde el día antes, los balcones engalanados con reposteros e imágenes de Nuestro Padre Jesús y la Virgen de los Dolores o simplemente cogiendo el hueco que quedaba en cualquier equina.

Todos los que podían acceder al templo por participar en el desfile quedaba impresionado nada más llegar. Los dos tronos dispuestos uno al lado del otro de frente a la puerta de la Parroquia, delante del altar mayor , prendaba al que lo veía. Momentos de recogimiento, rezos a las imágenes, santiguarse, pedir una buena estación de penitencia... cosas que se viven en los instantes previos a la apertura de puertas y la salida de la cruz guía que se hizo justo después de una oración y una palabras de nuestro director espiritual Reinaldo Aguilera.

Con la noche ya caída comenzó a salir el cortejo. La Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús Nazareno de Alhaurín el Grande acompañaba a los primeros nazarenos a los que seguía multitud de pequeños cofrades. Niños y niñas que ya sienten el gusanillo de lo que es ser morao.

Comenzaba entonces la parte de enseres señeros de nuestra Real Hermandad como el guión (obra de Salvador Oliver), los estandartes con las catorce estaciones del viacrucis (pinturas del recordado Fernández Marín), el estandarte de Jesús Nazareno (pintura de Julio Hernández y bordados de Franco Ortega), el SPQR (también de Franco Ortega) o los báculos de Santos Campanario. La Banda de Cornetas y Tambores Humildad y Desamparo de la capital hispalense ponía los acordes musicales en la sección de mantillas, autoridades y hermandades del pueblo. Cerrando, y justo delante del trono del Nazareno monaguillos y dalmáticas.

Los hombres de trono se colocaron en sus puestos para recibir la primera orden de levantarlo. Este momento la Hermandad se lo otorga como un privilegio a un hermano. A Jesús Nazareno se lo dio una emocionadísima María Jesús López González arropada por numerosos familiares y amigos al igual que Antonio Tomé Martínez, exhermano mayor de los Moraos que lo dio en el trono de María Santísima de los Dolores.

La banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús tocaba los acordes del Himno Nacional y los seis varales del trono del Nazareno atravesaban el dintel de la puerta de forma magistral. Lágrimas, vivas y aplausos lo recibieron en la Plaza de la Concepción. Con todas las tulipas de sus arbotantes encendidas, el dorado del trono y el espectacular monte de claveles rojos nuestro sagrado titular parecía andar solo por la plaza mientras sonaba La saeta. Para hacer la primera parada del camino un poema de una hermana que dio aún más fuerza a sus portadores.

La sección de la Virgen se abría con los nazarenos que portaban el rico patrimonio que posee la Hermandad y que está dedicado a nuestra dolorosa como su estandarte (pintura del prestigioso Antonio Montiel), los farolitos para alumbrar su camino o la bandera mariana. La Agrupación Musical Virgen de la Oliva de Vejer de la Frontera nos acompañó un año más para poner sonido a esta parte de la procesión que cerraba bellas señoras ataviadas de mantilla, nuestro Hermano Mayor Cristóbal Castillo acompañado del alcalde Joaquín Villanova y los Hermanos Mayores de Pollinica y Verdes, monaguillos y dalmáticas.

María Santísima de los Dolores no habría palabras para describir su inconmensurable belleza. Vestida por Manuel García Bedoya, cuyo hijo donó el rostrillo de chantillí que lucía junto con el pañuelo en forma de flor que llevaba en la mano y con exorno floral muy alabado compuesto por rosas rosas, rosas ramificadas rosa, licianthus rosa, frescias fucsias y flor de cera fucsia. La Banda Municipal de Música de Alhaurín de la Torre interpretó marchas de tanto valor como Mi Amargura, Callejuela de la O, Hossana in Excelsis o Macarena. Un placer para el oído.

Al paso de la procesión por calle Málaga, desde el balcón de la casa de Mari Carmen Morales, nuestra hermana Yanira Figueroa cantó una saeta a cada una de las imágenes de forma muy sentida y aplaudida por todos que agradecieron su esfuerzo.

La procesión transcurrió de forma muy ordenada, a buen ritmo y elegantemente. No son pocos los elogios que ha recibido el grupo de albacería de procesión, con Andrés García a la cabeza por su buen hacer. Lo mismo que ha ocurrido con ambos tronos llevados magistralmente tanto por sus portadores como por el trabajo y las palabras de aliento de sus mayordomos y capataces.

Después de colocar en la Plaza de San Sebastián a los componentes de la procesión, Nuestro Padre Jesús Nazareno del Paso bendijo a sus hijos, una mano que llevó salud y paz para todos. El encuentro de ambos tronos a los sones de la marcha Reo de Muerte y los pulsos volvieron a hacer las delicias de los cofrades.

Ya en el encierro se produjo otra novedad este año y es que los portadores de la Virgen entonaron el Dios te Salve, María con la marcha Encarnación Coronada y los del Nazareno con Padre Jesús, el Nazareno. Ambas piezas tocadas por la Banda Municipal.

El trono de María Santísima de los Dolores entraba primero en la Parroquia y justo después Nuestro Padre Jesús para vivir un momento de gran belleza y con las emociones a flor de piel con la despedida hasta el año próximo.

En resumen, otro Jueves Santo histórico en el que se volvió a demostrar el tirón y la Fe que despiertan nuestros Sagrados Titulares, únicos protagonistas de este día como debe de ser.

Que nos bendigan y de fuerza para que se siga trabajando a lo largo de estos meses que restan para volver a tenerlos en las calles y nos alienten en este año de la Misericordia a predicar y fortalecer la confesión y el perdón.  

 
 
LESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/styles/blue.lessLESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/styles/green.lessLESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/styles/orange.lessLESS ERROR : load error: failed to find /home/hermandadlosmora/public_html/templates/tx_zenith/less/styles/purple.less